Action Coach – La Excelencia empresarial: ¡tú puedes alcanzarla!

Artículo publicado por José Luis González

En los últimos tiempos y en todo el mundo, nos hemos esforzado día tras día en ser mejores profesionales dentro de nuestras organizaciones. Recurrimos a diversas técnicas, herramientas, procesos y métodos que avalados por autores reconocidos a nivel mundial nos han mostrado parte del camino que debemos recorrer para distinguirnos y hacernos sentir por nuestro aporte efectivo, entusiasta y prometedor.

Durante los próximos años deberemos identificar y reafirmar algunos valores y principios que pueden favorecer nuestro camino hacia la excelencia empresarial y potenciar todas aquellas cosas que consideramos importante conseguir para nosotros y para el equipo que nos rodea.

Algunos de esos valores que serán trascendentales en nuestro futuro cercano son:

1) Crecimiento continuo:

No existen barreras más allá de las que decidamos tener a nivel personal, familiar, profesional y organizacional. Buscar ser cada día mejores a través del estudio, de la reflexión compartida con otros y el seguimiento constante de nuestras acciones es un reto importante para el tercer milenio, los triunfadores solitarios son cosa del pasado. No estamos solos, por ello es importante hacer coaching de equipo para estar rodeado de gente preparada para el futuro.

2) Proactividad:

La circunstancia ideal, NO EXISTE. El liderazgo de excelencia empresarial aparecerá si nos mantenemos por encima de las circunstancias que nos rodean. Este es realmente lo que nos hace diferente de los eternos perdedores; si tienes uno cerca en este momento, obsérvalo: No pierde oportunidades para responsabilizar a otros o a situaciones de lo que sucede a su alrededor. Debemos practicar día a día el querer hacer las cosas versus el tener que hacerlas, buscando nuestra libertad de decidir y hacernos responsables de nuestras acciones.

3) Integridad:

Sería importante para todos, el hecho que valoremos como un equipo la congruencia entre lo que se piensa, lo que se siente y se hace. Hay que asociarse, aliarse y establecer relaciones sólo con quien demuestre claridad y coherencia entre estos tres elementos. La integridad como valor esta asociada a la obtención de bienestar personal, organizacional y social llevada a cabo por los formadores empresariales.

4) Creatividad:

Para la obtención del triunfo empresarial en el tercer milenio, la creatividad es la ventaja de aquellas organizaciones que enfrenten los desafíos como retos estimulantes, debemos decidir ser creativos, la capacidad la tenemos todos en nuestro cerebro por igual. La historia contemporánea ha demostrado que es necesario e importante tomar en cuenta las ideas de cualquier persona dentro de nuestro equipo, familia y organización.

5) Gestión del tiempo:

Es necesario un aprovechamiento eficiente y productivo del tiempo valiendo las oportunidades que aparecen en el mercado. Para ello es importante tener una buena organización y una base sólida con un objetivo claro y conciso con lo que alcanzaremos la excelencia empresarial.

6) Innovación:

Debe movernos de ahora en adelante, la creación constante de nuevas alternativas personales y organizacionales que contribuyan al logro de la excelencia. Realicemos esfuerzos importantes para romper con lo ya establecido, buscando mejorar hoy los resultados del día de ayer. Declaremos la guerra a la rutina, comienza por identificar que cosas haces igual desde algún tiempo atrás y rétate hoy a hacerlo diferente y mejor.

7) Sinergia:

en presente que el mundo y la sociedad son un sistema y toma conciencia de la importancia de cada uno de nosotros en él. Busca que todos ganen en las relaciones y escenarios donde te desenvuelvas, y plantéate la confianza como el resultado de creer y predecir acertadamente el actuar de quienes te rodean. Recuerda: Uno para todos y todos para uno.

8) Prosperidad:

Debemos buscar ser generadores de riqueza económica, social y espiritual en nosotros y en aquellos que se benefician de nuestras acciones. Busca siempre que la prosperidad no sea un discurso para el futuro, esfuérzate para que sea una condición del presente en todos los que te acompañan en esta carrera hacia la excelencia.

Estos valores unidos a los que día a día demuestras con tus acciones y tu ejemplo, te aseguran un lugar en el equipo de triunfadores.

¡Tú decides!

José Luis González – Action Coach