fbpx

¿Cómo una cultura de bondad y amabilidad beneficia a tu empresa?

agradecer

Fomentar una cultura de bondad y amabilidad en el trabajo no solo sirve para motivar y generar satisfacción en los colaboradores de cualquier organización – la realidad es que impacta positivamente en las utilidades del negocio .

¿Cómo crear un ambiente de trabajo más amable para su gente? ¿Qué pueden hacer los líderes y gerentes para fomentar y alentar la bondad y la conexión significativa en el trabajo?

La bondad y la conexión con otras personas son necesidades humanas universales, y en nuestra consultoría empresarial lo tenemos muy presente. Estas, junto con otros valores como la confianza, el respeto, la seguridad y la aceptación, nos ayudan a crecer y sentirnos realizados

Ser amable es una habilidad innata que todos compartimos, todos sabemos cómo ser amables cuando queremos y esa capacidad viene del corazón, no de la cabeza. Nos hace bajar nuestras defensas, dejar de “estar en guardia”, y muestra nuestro lado tierno. Es tomar el riesgo de ser vulnerables en un mundo donde el desempeño, la productividad y la competencia son más valoradas que otras cualidades personales.

Creando una cultura de bondad y amabilidad en su empresa

Cambiar el énfasis en su organización puede tener efectos sustanciales, de acuerdo con Emma Seppala, director asociado del Centro para la Compasión y el Altruismo en Investigación y Educación (CCARE) en la Universidad de Stanford.

“Un nuevo campo de investigación sugiere que cuando las organizaciones promueven una ética de la compasión en lugar de una cultura de estrés, pueden ver no sólo un lugar de trabajo más feliz (ya que la falta de unión en el lugar de trabajo se ha demostrado que aumenta la angustia psicológica y dado que interacciones sociales positivas impulsan la salud de los empleados), sino también un nivel de resultados medibles (productividad, utilidades) mejorado.”

Se necesita una persona para empezar. Un cambio en se comportamiento impactará en cómo piensan los demás (al menos la mayoría de ellos) y esto se convierte en influencia e inspiración a cambiar su propio comportamiento.

A medida que cambia el pensamiento y comportamiento del equipo humano, la organización también cambia, mejora y crece.

¿Cómo lograrlo?

Cualquier miembro del equipo (¿por qué no usted?) puede comenzar a practicar la bondad y fomentar la conexión con los demás en el trabajo mediante la realización de actos de bondad al azar durante el día. Abajo hay algunos ejemplos que llevamos a cabo en nuestra consultoría empresarial.

-Reduzca el acelere cuando llega a la oficina y diga buenos días o salude a sus colegas con frecuencia. Sonría mientras lo hace.

-Sonría a un colega (o a tantos como desee) todos los días durante una semana y dese cuenta de lo que sucede y cómo se siente.

-Sea considerado: cuando se prepara una taza de café pregunte a los demás si les gustaría una taza de café también.

-Sea más expresivo en su elogio: reconozca a un colega diferente todos los días, por cosas grandes o pequeñas, durante una semana y note el efecto que tiene sobre usted.

-Encienda sus oídos, escuche: ‘¿cómo estás’ pregunte a los colegas, deténgase y escuche, interésese en ellos de manera genuina (sólo le toma unos minutos).

– Ayude a un colega en necesidad: preste atención a aquellos a su alrededor y apoye si es que alguien está estresado, apesadumbrado, o si tiene algún objetivo a cumplir con un plazo, tiene que prepararse para un evento o tal vez lucha con ausencia del personal.

-Escriba un agradecimiento nota personal / correo / gesto a colegas para mostrarles que son apreciados por usted.

-Tómese un tiempo para ellos: cada semana, salga a comer y hable sobre cosas que no tengan que ver con el trabajo.

-Demuestre el aprecio: quejarse es fácil, pero ¿qué hay al final de cada reunión para poner de relieve algunos aspectos positivos sobre todos los participantes en la sala? Por ejemplo, usted podría decir: ‘Aprecio la forma en que realmente escucha a los demás’. O ‘Aprecio que hace preguntas y nos involucra en lugar de decirnos qué hacer’. O ‘Aprecio que el seguimiento de sus puntos de acción y que cumple lo que dijo que iba a hacer’.

-Desee a alguien el bien: cuando se encuentre con alguien en el café o en su camino, aproveche ese momento, y diga: te deseo lo mejor – te deseo un buen día o buena tarde. Note el efecto y cómo se siente usted.

Como siempre, todo comienza con los líderes (directores, gerentes, jefes, supervisores)

Por supuesto, es útil y crucial que los líderes predican con el ejemplo también, pero no olvidemos, como la antropóloga Margaret Mead dijo una vez, “un pequeño grupo de personas comprometidas puede cambiar el mundo. De hecho, es el único que lo ha logrado “.

La belleza de los actos de bondad es que benefician tanto al dador y al receptor. Dar una oportunidad en su vida laboral a la bondad y amabilidad no sólo va a aumentar su propio bienestar, sino también adquirirá un sentido más profundo de propósito respecto a su trabajo.

Sea usted el ejemplo y ayude a los colegas para que se conozcan y aprecien como seres humanos y para que tengan una mejor comprensión de las fortalezas y debilidades de cada uno; que valoren las diferencias lograr una conexión significativa en el lugar de trabajo.

Nadie lo puede negar – equipos formado por persona felices y motivadas son el corazón de un negocio que funcione con éxito y con rentabilidad.

¿Qué acciones tomarás en tu negocio y en tu vida, en este sentido?

José Luis González ActionCOACH, Consultoría empresarial.

Contáctame! joseluisgonzalez@actioncoach.com